Parque nacional Jaragua, República Dominicana

Digital image

Digital image

Con 1,374 km2, el Parque Jaragua es una de las áreas protegidas más importantes del Caribe insular.

El Parque Jaragua representa de manera única e incomparable la naturaleza prístina de las Antillas, particularmente de los ecosistemas áridos y costero-marinos. Es una muestra singular de ecosistemas pertenecientes  a importantes provincias biogeográficas de la Hispaniola y las Antillas, que han servido como centros de especiación para el resto del Caribe.

El parque incluye además playas, costas rocosas, humedales, pastos marinos,  arrecifes coralinos, cayos e islas. Su flora y su fauna es única, encontrándose altos niveles de endemismo. La Fauna incluye numerosas especies de alto valor económico, de valor pesquero, así como especies en peligro crítico (según la Lista Roja de la UICN).

Reptiles

Jaragua posee gran variedad de reptiles; entre los representantes más llamativos están las dos especies endémicas de iguanas de las rocas: la iguana rinoceronte (Cyclura cornuta) y la altamente amenazada iguana de Ricord (Cyclura ricordi).

Aves

El parque Jaragua es hábitat de numerosas especies de aves nativas, endémicas, y migratorias.  Se han reportado unas 130, de las cuales 76 son residentes nativas, 10 endémicas y 47 migratorias. En el Parque también se encuentra la mayor población de la isla, y posiblemente de todo el caribe insular, de la paloma coronita (Columba leucocephala), las cuales anidan allí, en enormes bancos. Asimismo, posee la población más importantes de la paloma ceniza (Columba inornata), especie antillana amenazada. En sus islas y cayos adyacentes, anidan colonias de la gaviota oscura (Sterna fuscata) la de mayor tamaño  conocida en la región del Caribe.

El Parque actúa como reserva  importante de dos especies endémicas y amenazadas de mamíferos: el solenodón (Solenodon paradoxus), y la jutía (Plagiodontia aedium),  así como de 11 especies de murciélagos. El manatí antillano (Trichechus manatus manatus), en peligro de extinción habita y se alimenta en las extensas zonas de pastos marinos que existen en el Parque.  Los delfines pico de botella (Tursiops truncatus) son frecuentemente avistados cerca de la isla Alto Velo.

Arqueología

El Parque Nacional Jaragua es rico en yacimientos arqueológicos de la época pre-hispánica. El más antiguo de estos sitios data del 2,590 A.C. y corresponde a asentamientos indígenas avanzados. La máxima expresión de esta cultura se encuentra en los Taínos, habitantes de característica agroforestal, predominantes a la llegada de Cristóbal Colón.

A la llegada de los españoles, la isla estaba dividida en cacicazgos; en el suroeste se encontraba el cacicazgo de Xaragua, de donde viene el nombre de Jaragua dada al área protegida. Dentro del parque existen numerosas cavernas, como El Guanal, la Cueva, La Poza y la Cueva Mongó, que contienen en su interior pictografías, petroglifos y artefactos de esa época.

Best of Dominican